GuidePedia

0

Esta fue la insólita imagen que los turistas que navegaban en una isla rusa pudieron contemplar durante largos minutos. Más de 200 osos devorando los restos de una ballena, en la costa de la isla de Wrangel. La curiosa escena se completó por la falta de hielo y también por la existencia de pequeños bloques de agua sólida flotando cerca de la orilla.

El cambio climático vuelve a ofrecer una imagen terriblemente cruda, que hace evidente y cada vez más grave el deshielo que se está viviendo en el mar. Entre los osos existían familias, hembras incluso a las que seguían varios oseznos.

Los osos polares, podrían estar migrando a tierra y de esta manera estar acercándose a los poblados humanos. El encontrar menos presas y al hacerse más dura la subsistencia, el acercamiento a aldeas podría resultar devastador y peligroso. Según los últimos testimonios, alguno ya ha llegado a Ryrkaipi, rompiendo alguna ventana de una casa, al contemplar un esqueleto de morsa que fue arrastrado al poblado por el mar.

Más vídeos ocurridos en Rusia:


Publicar un comentario

 
Top