GuidePedia

0

A lo largo del mundo se ven casos escalofriantes de pequeños que le tienen alergias a las cosas más insignificantes, pero ¡nunca el agua! Este es el caso de Ivy Angerman, una niña que no puede bañarse ni jugar en el agua ¡y tampoco llorar! porque le provoca inmenso dolor y quemaduras que se asemejan a las del 3º grado.

Con tan solo introducir los piececitos en el agua así como los brazos se nota que su piel comienza a enrojecerse, siendo la manera de entrar en pánico, ya que ella comienza a correr y a decir que le quema, algo a lo que sus padres todavía no saben cómo reaccionar.

La medicación así como la investigación médica en este proceso, es de vital importancia para que a Ivy se la pueda tratar y sea una niña feliz. Te contaremos cómo va a avanzando el caso y por supuesto, de los remedios que se han aplicado en ella. ¡Comparte!


Publicar un comentario

 
Top